Driller Killer

Subtítulo

Blog

mi distopía particular

Posted by Dr. Nick Riviera on 22 Ee abril Ee 2016 a las 18:15 Comments comentarios (0)

En mí distopía, el mundo no sería muy distinto a como es.
La gente trabajaría y se emborracharía los fines de semana. Se enamoraría y tendría hijos de penalti. Los habría ricos y pobres, listos y tontos, aprovechados y trabajadores. 
En mi distopía, la gente moriría a los 65 años. Celebrarías una gran fiesta de cumpleaños y al día siguiente, acudirías a un edificio gubernamental a ser aniquilado.
En mi futuro, una persona trabajaría toda una vida. Y pagaría sus impuestos, claro, pero nunca recibiría una pensión. Cero gasto farmacéutico a partir de la jubilación. A los 65 años serías digitalizado. Continuarías viviendo, pero en un mundo irreal, en un videojuego. Para tí. Como un sueño. Un Matrix donde reencontrarte con los viejos amigos. Quizá conocer gente nueva. Un sitio donde seguir viviendo para siempre. Un lugar donde fuera más fácil cumplir tus sueños. Donde no existiera el dolor. Si, exactamente, un Cielo.
¿Por qué confiar en ir al cielo, despues de morir, si puedes saberlo?
Por supuesto que se podría elegir. Se podría seguir viviendo, pero entonces ya no se podría vivir eternamente en el más allá informático. Habría quien quisiera acabar con su vida de forma natural y no jugar a ser dioses. Allá ellos. 
Los jóvenes mantendríamos el sistema funcionando. Técnicos de mantenimiento, ingenieros informáticos... pero también verduleros, chatarreros, médicos y demás. Todos trabajarían para vivir bien sus 65 primeros años, pero con la seguridad de que tienen una eternidad de despreocupación por delante. Para el bueno, y para el malo. Todo el mundo tendría derecho al paraiso, sólo habría que cotizar. Distintos tipos de Cielo, según cuánto pagaras? Yo me opongo a eso, pero seguro que alguien lo quiere explotar. Un paraiso básico, más expansiones.
Bueno, ya se verá.

Dios es el número 26 en la cábala.

Posted by Dr. Nick Riviera on 30 Ee noviembre Ee 2015 a las 13:30 Comments comentarios (0)

Supongo que ahora cabe preguntarse por qué.

Amor amor amor amor.

Creo, si me lo permitís, que empezaré por algo sin relación aparente.

Me acuerdo de cuando era joven. Ladrón de almas, vampirismo aceptado. Trastorno límite de la personalidad. En este viaje te quedas sola, muñeca. Créeme, admiro tu valentía. No sé cuánto me pierdo. Te acojeré en mi sofá cuando vagabundees. No, a ti no, no quiero que me robes y fingir que ya no te quiero. ver. Seguir de cerca. Viendoos desde lejos. Cada uno por su camino.

Yo era yo. Pero era también tu y ella. Creo que lo entendiste cuando te lo expliqué. Cuando lo pensamos. Cuanto cometí la macanada de explicarlo. Un bruto, es lo que soy. En las narices, que me habéis dado.

No saber qué vida elegir, así que vivirlas todas a través de mis amigas. Tendencia a la disociación. Leer libros te volverá loco. lo que conecta esto con lo otro es la disociación.

 

Yo quiero a mi moza. Claro que la quiero. Y también la quiero a ella. Ellas. Cada una suya, pero siempre la misma porque no es mi moza.

¿A quién no le gustan los macarrones con chorizo?

¿Pero, es tan difícil de entender que de tanto en tanto me apetezca arenque con pepinillo?

¿O plátano con chocolate, pescado blanco?

Uno vive de macarrones, pero comer todos los días en buen perolo es una especie de bestialismo al que no estoy dispuesto a resignarme sin reticencias.

Matices: Escribo una frase tan larga porque siempre me puedo resignar. Por algo cogí el camino del medio de entre mis amigas. Tampoco quisiera que con una metáfora de la comida me juzgueis frívolo. Lo siento de verdad, ¿vale?

 

Es todo como leer libros. Ya se ha dicho. Confiemos en que ya se haya dicho. Tienes una vida, que no vas a echar a perder, claro que no. Pero puedes obsesionarte con cazar ballenas hasta el punto de morir, y estar vivo a la mañana siguiente para ser una muchacha que planea con su criado dejarlo todo e irse a montar un hotel en davos. Es una cosa maravillosa a la que no pienso renunciar.

Como a salvar el mundo, ser padre, piloto, médico y cowboy espacial.

Puedo quererte. De verdad. (Ella se piensa que no quiere a nadie pero si que lo hace) y abrazar a mi mejor amiga y quererla también. Y dormir con Noé o pasear juntos de la mano. Comerte la boca llena de baba y moco porque acabas de vomitarte encima, y tu mientras, arañarme la espalda. Porque la diferencia entre este mundo y los demás es muy sutil.

Me llamaréis exagerado, pero creo que es a lo que hemos venido los humanos a este mundo. Si no es esto, ¿qué es vivir?

 

la enésima potencia

Posted by Dr. Nick Riviera on 16 Ee agosto Ee 2015 a las 10:15 Comments comentarios (0)

Joe que daño!

Hemos venido a este mundo a sufrir

Me gusta no perderlo de vista

y el mundo habrá de temer mi obstinación

y rendirse a mis pies

pues nada sobre mí puede.

que duro es matarse y que agradable dejarse morir


 

Como ninguno de los dos creímos en el amor, no hubo dolor ni vergüenza.

Por qué unas promesas valen y otras no?

Traición, teatro, parches, vacío

En eso se ha convertido mi vida sin ti

y yo salí con otras "por despecho" y tú te follaste a ese otro "por si acaso"

y no tengo nada de lo que culparte, pero te quiero abrazar tan fuerte que no debo.

You need Adobe Flash Player to view this content.


 


ganas

Posted by Dr. Nick Riviera on 27 Ee febrero Ee 2015 a las 8:35 Comments comentarios (0)

voy a ser el mejor médico del mundo

sólo quería que lo supieras.

y no por ser el más listo, ni tampoco por ser el de mejor técnica.

voy a ser el mejor médico del mundo porque me encanta.

voy a ser el mejor médico del mundo porque soy un matao que no sabe una mierda.

y no saber una mierda me recuerda constantemente lo mucho que me queda por aprender

porque quien ya sabe, se aburre

porque si no sabes, nunca se te van las ganas

mal gusto o los ángeles tmbn van al baño

Posted by Dr. Nick Riviera on 26 Ee enero Ee 2015 a las 16:45 Comments comentarios (0)

mañana tengo exámen.
y eso significa cena asquerosa y abundante hoy.

en el menú del día hay una docena de salchichas de charcutería, dos cogollos de lechuga, tres tranchetes, una lata de sardinas y mostaza.
todo bien rebuelto y servido en un plato hondo.

pienso, mientras oigo el "crush" de la ensalada... ¿si todo esto está bueno por separado, por qué no iba a estarlo junto?

noto el salado de la anchoa en la parte más profunda del paladar, a la izquierda y recuerdo que no siempre me gustó el pescado... ¡ni la mostaza!

me apresuro a tragármelo, porque necesito sentirme lleno.

pero divago, y recuerdo muy nítidamente ese pensamiento ¿o he querido decir sabor?, y me transporto sin quererlo al comedor escolar donde me quedaba castigado todos los viernes
y con el pescado en la boca, obligándome a mí mismo a memorizar aquel sabor, me digo: ¿sería mejor que no me supiera a nada?

yo, desde aquí te pregunto, lector, lo mismo que me pregunté en aquel entonces:
¿preferirías no notar ningún sabor, ni malo ni bueno, o sentirlos todos mucho, con las consecuencias que ello tuviera?

la vida es de los audaces. mientras el cuerpo pueda soportar, mejor vivirlo todo siempre al límite, pensé aquella vez... supongo...
o quizás pensé en que los sabores del mundo estaban hechos para distraer de lo realmente importante, que después de todo el único que iba a saber si algo me sabía más o menos era yo mismo, que si no fuera por el sabor de aquel estúpido pescado, ya haría rato que habría salido a jugar.

han pasado diez años, y yo sigo sin tener muy clara la respuesta

¿notará un dios el sabor del pescado? no, no creo. ¿quiero realmente convertirme en un frío dios?
lo cierto es que aunque lo intentara, sería un dios patatero.
¿pero un ser humano, como lo son aquellas criaturas románticas a las que debemos consentir y contemplar con belleza?
eso sí he demostrado poderlo hacer, pero no, eso tampoco quiero serlo

quiero ser un ángel, y creer en la verdad pero sin fingir conocerla.
quiero ser capaz de cosas extraordinarias, pero seguir sintiendo dolor si doy un puñetazo
quiero ser dueño de mí mismo, no intentar adueñarme de los demás

y es por eso que escribo, y también por eso que le doy golpes a la pared

un nivel 1

Posted by Dr. Nick Riviera on 29 Ee diciembre Ee 2014 a las 4:10 Comments comentarios (0)

No existen las cosas buenas ni malas.

Las cosas existen, y somos nosotros quienes las juzgamos. Es artificial esa clasificación. Me pregunto si a lo doloroso y lo placentero le pasará lo mismo...

You need Adobe Flash Player to view this content.


pensamiento turolense del lunes

Posted by Dr. Nick Riviera on 17 Ee julio Ee 2014 a las 3:45 Comments comentarios (0)

Te voy a contar, buen amigo, el secreto para enamorar a una chica. La clave es estar atento y mirarla a la cara.

Si le gusta reír, mátate porque ría. Si le gusta comprender, explícale, y mátate por ser siempre un poco más complejo de lo que ella entiende. Si le gusta sufrir, mátala de amor, y muérete tú después.

Pero todo esto ya lo sabías, compañero. Lo sabías desde que la miraste a la cara y pensaste: me muero por ella

 

You need Adobe Flash Player to view this content.

Toco tu boca

Posted by Dr. Nick Riviera on 28 Ee mayo Ee 2014 a las 14:55 Comments comentarios (0)

You need Adobe Flash Player to view this content.



Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

 

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Julio Cortazar/ capitulo 7 rayuela

Sigue hambriento. Sigue alocado

Posted by Dr. Nick Riviera on 7 Ee mayo Ee 2014 a las 14:10 Comments comentarios (0)

"Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida.

Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante.

Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón."


Discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford 2005

You need Adobe Flash Player to view this content.


os recomiendo leer la letra

 

ulisses

Posted by Dr. Nick Riviera on 29 Ee abril Ee 2014 a las 19:30 Comments comentarios (0)

¿para qué vivo? ésta es la típica pregunta que nos hacemos cuando estamos deprimidos. todos necesitamos buscar un objetivo, una finalidad.

y es que si uno se para a mirarlo friamente, tan apenas hacemos nada original en nuestra vida.... vivimos para trabajar, para hacer la colada, acostar a los niños, lavarnos los dientes. vivimos para cortarnos el pelo una y otra vez.

se suele decir que sólo en el ocio vivimos realmente, porque es lo único que nos da libertad de hacer lo que queramos con nuestro tiempo. pero, ¿sabéis? me niego a creer que vivimos para mirar el correo, para ver la tele... poniéndose estrictos... ¿es pasear por el parque con tus amigos o salir de discotecas el motivo de tu vida?

yo creo que no. sinó seríamos todos unos edonistas. si sólo por el placer nos moviéramos el mundo sería muy distinto, aunque no lo creáis. ¿porque acaso los amargados no viven tambien?

claro, es que el fin de semana me voy a ir al pueblo y allí tomaré el sol en una hamaca. y en verano tenemos planeado un viaje a la república checa. ¿en serio me quieres hacer creer que estás currando como un burro hasta las tantas o que te levantas cada mañana temprano de la cama por una jodida semana en verano?

os voy a explicar: vivimos para trabajar, porque cada día hay un problema nuevo delante nuestro. vivimos para hacer la colada, porque nos gusta el tacto y el olor de las sábanas recién lavadas. vivimos para ver la carita de nuestros niños, y para pararnos un instante a imaginar lo que soñarán esta noche. vivimos porque esta vez me apetece un nuevo estilismo, porque nos gusta el sopor de las mañanas, porque por la noche nos imaginamos echándonos en la cama. quizás abrazados a nuestra alma afín. porque echan algo interesante por la tele, porque van a expulsar a terelu de la isla de supervivientes. porque tal amigo se quiere liar con la otra, pero ella no lo sabe, porque a quién se le ocurre ponerle los cuernos, si sabía que le iban a pillar.

vivimos, en resumen, para las pequeñas cosas. porque quizás nunca seamos prestigiosos neurocirujanos, ni tengamos reconocimiento mundial, ni salvemos millones de vidas, pero no nos pueden quitar nuestras manías, sensaciones, inquietudes, celos... a no ser que nos quiten la vida.